sábado, 1 de diciembre de 2007

EN EL PRINCIPIO FUE EL 7


En los comienzos de Canal 7, cuando sus estudios estaban debajo del Alvear Palace Hotel, entrando por la esquina de Ayacucho y Posadas en Buenos Aires, muchos de los artistas, animadores y locutores que la gente conocía a través del cine y la radio, cobraron mayor fama de la que tenían y algunos pasaron a la categoría de ídolos.Desde un comienzo el público participó de los programas de entretenimientos pero sus conductores corrían el riesgo de encontrarse con imprevistos que al transmitirse en vivo, debían sortearlos con inteligencia, presteza y habilidad. Lo mismo ocurría con los teleteatros cuando alguna puerta por la cual debía salir un actor estaba deliberadamente cerrada, producto de las bromas que solían hacer tanto técnicos como artistas poniendo a prueba la capacidad de reacción del intérprete para eludir el papelón en cámara.En los comienzos de canal 7 los teleteatros se hacían a dos cámaras y en escenografías de reducidas dimensiones y solía ocurrir con alguna frecuencia, que una de las dos cámaras quedara fuera de servicio por problemas técnicos durante la transmisión, lo que generaba nerviosismo y confusión a técnicos y director.Más de una vez, algún artefacto eléctrico que requería demostración ante la cámara en los anuncios que se hacían en vivo, solían fallar por un problema en el mismo aparato, por impericia del locutor o porque algún gracioso lo había desconectado.Entre los conductores que supieron ganarse la simpatía del público estaban Juan Carlos Torry, Ignacio de Soroa, Carlos Ginés, Hector Coire, Anibal Dagostino, Brizuela Mendez, Julio Bringuer Ayala, Fito Salinas, Jaime Más, Leopoldo Costa, Victor Andrich, Juan José Piñeiro, Jaime Font Saravia y el grupo femenino lo formaban Nelly Trenti, Isabel Marconi, Gloria Raines, Mendy, Nelly Prince, Nelly Raymond, Paloma Efrain (Blakie),Thelma Mendoza,Pinky y seguramente me olvido de muchos más. Cada uno de ellos tuvo su momento de gloria, quizá sea un tanto exagerada esta expresión pero de algún modo, supieron ganarse el cariño del público en un tiempo donde todo estaba por descubrirse en materia de televisión.